Estas acciones cotidianas, en su repetición quizás se vuelvan absurdas y/o inútiles, pero desocultan sentidos para mí, pequeños intersticios de realidad psico-cotidiana.
Soy yo y mis cosas, soy mi tema porque es lo más cercano que tengo, es sólo una cuestión de proximidad y familiaridad.